Articles


Los modelos de creación en open source, abriendo la participación a muchos otros agentes, se están trasladando al ámbito empresarial. Esta forma de trabajar permite la colaboración entre pequeñas compañías y personas a título individual para el diseño y manufactura de productos. Una tendencia post-industrial ligada a la innovación abierta que ofrece formas de producir más flexibles y a pequeña escala.
Los expertos auguran la expansión del coche eléctrico para el 2015. Pero un par de años antes, en Alemania, se lanzará el primer automóvil eléctrico hecho en código abierto. Un hecho que no tiene muchas consecuencias en términos energéticos, pero sí de tendencias en manufactura y producción, en este caso en el mundo automovilístico.  El vehículo se llama StreetScooter, y está previsto que salga al mercado alemán en 2013, con un precio que ronda los 5.400 euros, una velocidad máxima de 119 km/h y 130 kilómetros de autonomía. Tal y como recogía la revista Fast Company, lo más destacable de este coche no son sus características (aunque el precio está muy por debajo de los modelos eléctricos actuales), sino el hecho de que se ha diseñado y construido siguiendo una metodología de código abierto. StreetScooter ha sido creado en colaboración entre 50 empresas, casi todas de tamaño mediano o pequeño, y cada una de ellas se ha encargado de diseñar y manufacturar una parte, en un esquema horizontal. Eso da la vuelta a la forma en que habitualmente se proyectan los modelos de automóvil (y muchos otros productos manufacturados de cierta complejidad). En lugar de que una sola compañía dicte las características, han sido todas las empresas participantes quienes han aportado ideas, dando más espacio a la innovación. Como consecuencia de esta forma abierta y modular de producción, los vehículos son fácilmente customizables por sus usuarios, antes y después de comprarlos.
Aunque este no es el primer automóvil que se construye bajo esta idea. En 2009, la empresa norteamericana Local Motors lanzó el concurso Rally Fighter para usar la inteligencia de las masas en el diseño de un coche. Esta compañía ha colaborado recientemente con la agencia de defensa norteamericana DARPA en el diseño de un vehículo de asalto siguiendo la misma metodología.
Estos experimentos marcan una tendencia hacia sistemas de producción post-industriales, en el sentido que el diseño y manufactura ya no tienen por qué estar acotados a grandes empresas, sino que se pueden distribuir e incluso dejar un margen a la autoconstrucción por parte de usuarios o pequeños distribuidores. El caso de las impresoras 3D es un ejemplo emblemático, y recientemente una pequeña compañía norteamericana, Makerbot, lanzaba un modelo nuevo que permite imprimir objetos en casa, a partir de esquemas descargables en Internet y en código abierto. The Replicator, así se llama la nueva impresora, ronda los 1.400 euros, y aunque a nivel doméstico su uso puede ser un poco anecdótico, sí es una herramienta muy útil para entornos educativos de diseño e ingeniería, así como para pequeños emprendedores que quieran manufacturar sus propios productos.
Fecha: 24/01/2012
Fuente: euskadinnova.net
Enlace

Read more http://www.cenatic.es/hemeroteca-de-cenatic/3-sobre-el-sector-del-sfa/39704-del-coche-electrico-en-open-source-a-los-tenedores-impresos-en-casa

joomla template 1.6